Introducción

La osteoporosis es una enfermedad sistémica esquelética que se caracteriza por una disminución de la masa ósea y un deterioro de la microarquitectura de los huesos debido a la reducción del tejido del hueso (compuesto por proteínas de la matriz y sales minerales de calcio). Esto  supone un aumento de la fragilidad de los huesos y riesgo de fracturas de diversa consideración.

La predisposición a sufrir esta deficiencia está determinada genéticamente y es debida, principalmente, a mutaciones en genes que producen el colágeno (COL1A1), receptores de estrógenos y vitamina D.
El estudio genético permite prevenir la enfermedad en personas con antecedentes familiares.

osteoporosis

El riesgo de padecer osteoporosis está determinado por el nivel máximo de masa ósea que se obtenga en la edad adulta y el descenso producido por la edad. Existen factores ambientales que la favorecen: desnutrición, mala alimentación, escaso ejercicio físico, algunos fármacos y, sobre todo, la menopausia, ya que la desaparición de la función ovárica provoca un aumento de la resorción ósea. Además de estos factores intervienen factores genéticos y hereditarios