Introducción

La lactosa es el principal carbohidrato presente en la leche. Para que pueda ser eficazmente utilizada como un alimento debe ser dividida en glucosa y galactosa (monosacáridos), acción que ejerce la enzima (proteína) lactasa. En la mayoría de los humanos la capacidad de digerir la lactosa disminuye tras el periodo de lactancia (intolerancia a lactosa primaria) debido a una disminución de esta enzima.

La concentración baja o nula de esta enzima produce esta intolerancia que puede ser transitoria, originada por factores externos y por tanto reversible, o ser de origen genético, lo que produce una pérdida progresiva de lactasa a lo largo de la vida. Esta última es transmisible de generación en generación e irremediablemente cursa con una mala absorción de lactosa que se manifiesta por síntomas característicos como dolor y distensión abdominal, flatulencia, diarrea náuseas, hasta otros muy variados como vómitos, dolor de cabeza, falta de concentración, cansancio severo, dolores musculares y de articulaciones, etc.

diagrama

La presencia de la leche y derivados lácteos en alimentos elaborados es el principal motivo de alteraciones gástricas en personas intolerantes a la lactosa. El test genético, que estudia las variantes en el gen MCM6, da toda la información necesaria para conocer el estado del paciente y adecuar su dieta, si así lo indicara el resultado.

lactosa
 Incidencia de la intolerancia a la lactosa
Suecos / Daneses 1%
Ingleses 6%
Rusos 15%
Españoles 15%
Árabes 80%
Esquimales 83%
Mexicanos 83%
Africanos 83%
Tailandeses 98%